Saltar al contenido

Que es y que hacer ante un despido disciplinario

despido disciplinario
Compartir en:

El despido disciplinario se origina por un comportamiento indebido del trabajador al no cumplir con sus obligaciones laborales. Para que sea considerado por un Juez como un despido disciplinario el trabajador debe ser culpable de haber cometido una falta grave.

El empresario tiene que presentar todos los documentos donde se compruebe la falta cometida por el trabajador. El despido disciplinario está regulado por el Estatuto de los Trabajadores en el artículo 54.

Procedimiento para el despido disciplinario

La empresa para realiza un despido disciplinario tiene que cumplir con un procedimiento que estipula el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 54. Esto se debe a que si no cumple puede beneficiar al trabajador al ser declarado el despido como nulo o improcedente.

El procedimiento que debe cumplir la empresa para un despido disciplinario es notificando el despido por escrito, ya que de forma verbal no tiene validez, para ello debe entregarle al trabajador una carta de despido.

El Estatuto de los Trabajadores en su artículo 55 estipula la obligatoriedad de entregar una carta de despido al trabajador que debe contener lo siguiente:

  • Una clara descripción, precisa y concreta del comportamiento del trabajador y de los hechos que han motivado el despido.
  • La fecha en que se hizo efectivo el despido, por lo general, es el día en que se entrega la carta, debido a que no es necesario un preaviso.

La carta debe tener una descripción de las obligaciones que el trabajador no ha cumplido de acuerdo con lo que establece el Estatuto de los Trabajadores o el Convenio Colectivo.

En la carta debe aparecer el artículo del Convenio Colectivo o del Estatuto de los Trabajadores que se ha incumplido.

La carta de despido es un documento muy importante en este procedimiento, porque lo que no se indique en ella no podrá ser indicado luego en un juicio.

Esto significa que sólo se discutirán en un juicio los hechos reflejados en la carta de despido, la empresa no podrá presentar nuevas acusaciones contra el trabajador.

¿Cuáles son los efectos del despido disciplinario?

Los efectos del despido disciplinario van a depender de la calificación que le dé el Juez y pueden ser las siguientes:

  • Cuando el Juez califica el despido como procedente, la relación laboral abra terminado definitivamente. El trabajador no tendrá derecho a ninguna indemnización, pero si tiene derecho a acceder al paro y a su finiquito.
  • Si el Juez califica el despido como improcedente, el empresario tiene la opción de readmitir al trabajador y abonar los salarios que no le canceló durante el tiempo de la reclamación o pagarle la indemnización que le corresponde.
  • Cuando el despido es calificado por el Juez como nulo, el trabajador tiene derecho a reingresar a la empresa. El empresario está en la obligación de pagarle los salarios del tiempo que duró la impugnación, como si hubiera estado trabajando.

El trabajador por su parte quedará legalmente desempleado, lo que significa que tiene derecho a acceder al paro.

¿Qué debe hacer el trabajador ante un despido disciplinario?

Cuando el trabajador no está de acuerdo con un despido disciplinario puede iniciar un proceso de reclamación, para el cual tiene un plazo máximo de 20 días. Este proceso se encuentra estipulado en la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social en sus artículos 103 y siguientes.

Lo mejor ante un proceso de impugnación de un despido disciplinario es contar con la asesoría de un abogado especialista en derecho laboral. Este se encarga de realizar la demanda y le acompañará durante el tiempo que dura el proceso.

La demanda por despido disciplinario debe contener lo siguiente:

  • La antigüedad del trabajador en la empresa, salario, categoría profesional, lugar de trabajo y cualquier otro aspecto contractual.
  • La fecha en que se realizó el despido y las razones alegadas por el empresario.

El trabajador debe presentar la carta de despido, para que el empresario demuestre la los motivos que tuvo para efectuar el despido.

Para que el juez califique como procedente el despido disciplinario, el empresario debe demostrar la realidad de sus motivos. En caso de no poder demostrar las causas que motivaron su decisión el despido disciplinario será calificado como improcedente.

Cuando el despido disciplinario el juez lo califica como improcedente, el empleador debe admitir nuevamente al trabajador, para ello tiene un plazo máximo de cinco días.

Pero el empresario al readmitir al trabajador puede repetir su decisión en un plazo no mayor de siete días.