Saltar al contenido

Indemnización despido procedente, Que es y de que trata

Indemnización despido procedente
Compartir en:

La indemnización despido procedente, sólo corresponde cuando se trata de un despido colectivo u objetivo. Para las dos situaciones el trabajador tiene derecho a recibir una indemnización que equivale a 20 días de salario por cada año trabajado, hasta un máximo de 12 mensualidades.

La indemnización despido procedente, también incluye el finiquito que está conformado por las vacaciones, salarios adeudados, horas extraordinarias y otros conceptos que le adeude la empresa.

¿Qué es un despido procedente?

El despido procedente, es cuando el empleador demuestra con pruebas las causas que le han motivado a finalizar el contrato laboral con el trabajador. Cuando las causas son disciplinarias, no tiene derecho a ninguna indemnización.

Cuando el despido es considerado objetivo el empleador debe pagar al trabajador una indemnización. El despido improcedente se clasifica en:

Despido disciplinario

El despido disciplinario es cuando el empleado ha tenido una conducta inadecuada en su lugar de trabajo y que le cause daño a la empresa de forma directa y clara. Este despido se produce de acuerdo con el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, por las siguientes situaciones:

  • Inasistencias o impuntualidades repetidas e injustificadas, falta de rendimiento continuado.
  • Desobediencia o indisciplina en el trabajo, repetidas ofensas físicas o verbales al empresario o a otros empleados, transgresión o abuso de confianza continuada de la buena fe contractual.
  • Toxicomanía o embriaguez continuada que afectan el desempeño del trabajo.
  • Cuando existe acoso en cualquiera de sus formas, el cual puede ser por origen sexual, social, religioso o racial.

Para que estas causas sean valederas deben ser demostradas y el trabajador no tiene derecho a recibir una indemnización.

Despido objetivo

El despido objetivo está regulado en el Estatuto de los Trabajadores en el artículo 52 y 53.

Esto se origina en determinadas circunstancias, como son causas técnicas, de producción o económicas. Igualmente, esto debe demostrarse, de no ser así, puede declararse nulo o improcedente.

Despidos colectivos

El despido colectivo es cuando se pone fin a la relación laboral entre la empresa y un grupo de trabajadores. Para estos casos se utilizan los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE).

Este tipo de despido está regulado por el Estatuto de los Trabajadores y tiene que cumplir con todos los requisitos legales que se establecen. Los trabajadores recibirán una indemnización de acuerdo con lo estipulado en la ley, de no cumplir, el juez lo pueden declarar como improcedente.

¿Cuándo se tiene derecho a una indemnización despido procedente?

El trabajador tiene derecho a recibir una indemnización por despido procedente cuando es considerado un despido objetivo o colectivo. La cantidad que corresponda por indemnización va a depender del salario y de la antigüedad del trabajador en la empresa.

La forma como se calcula en la actualidad la indemnización es de dos maneras y son las siguientes:

El trabajador tendrá derecho a una indemnización de 33 días por cada año trabajado, contados a partir del 12 de febrero de 2012 hasta la fecha del despido.

Al trabajador le corresponde una indemnización de 45 días por cada año trabajado contados desde que comenzó sus labores hasta el 12 de febrero de 2012, hasta un máximo de 42 mensualidades.

El trabajador además tiene derecho a recibir un finiquito que está formado por las deudas que tenga la empresa con él. El finiquito es un derecho que tiene todo trabajador cuando deja de prestar sus servicios a una empresa.

El finiquito lo debe recibir el trabajador que se va de forma voluntaria de la empresa, el que se le acabó el contrato o el que ha sido despedido. Lo que corresponde por finiquito es el salario por los días trabajados, las partes que no se han cancelado de las pagas extras y las vacaciones no disfrutadas.

El monto que corresponde de finiquito más el monto de la indemnización por despido procedente colectivo u objetivo, será lo que reciba el trabajador cuando finalice la relación de trabajo.

¿Qué debe hacer un trabajador ante un despido procedente?

Lo que debe hacer un trabajador ante un despido procedente del cual no está de acuerdo, es iniciar una reclamación judicial antes de los 20 días hábiles. Para estos casos es recomendable consultar con un abogado laboralista.

El profesional del derecho laboral será quien le puede orientar sobre el proceso ya que este debe iniciar con un acto de conciliación y de no llegar a un acuerdo, es que debe acudirse a un juicio.

El trabajador puede realizar los trámites para recibir la prestación por desempleo que le corresponde por ley.

¿Qué debe hacer un empresario ante un despido procedente?

Lo que debe hacer un empleador ante un despido procedente, es cumplir con todos los requisitos que establece la ley.

Debe fundamentar muy bien las causas del despido y tiene que entregar al trabajador la carta de despido y finiquito por escrito.

Cuando el empresario cumple con todo lo que establecen las leyes en relación a los despidos, se evitarán muchos problemas.